lunes, 21 de marzo de 2011


Una vez había estado enamorada; de eso estaba segura. Sólo una vez, una única vez, mucho tiempo atrás. Y aquella experiencia la marcó para siempre. El amor perfecto deja huellas, y el suyo había sido un perfecto recorrido de marcas en mi vida...