martes, 30 de diciembre de 2014



“Hoy hablé con las mariposas que viven en mi estómago. Les pedí que revolotearan más despacio y disfrutaran su existencia. Que tienen que parar porque se pueden cansar. No tuve el coraje para decirles que este amor se muere y ellas pronto también desaparecerán…”