lunes, 24 de agosto de 2015

Me quedé con ganas de ti


Me quedé con ganas de más. Me quedé con besos que claramente te pertenecen. Me quedé con abrazos que aún llevan tu nombre. Me quedé con ganas de mirarte cada día a la hora de almorzar. Me quedé con todo pero sin ti. Ahora solo queda tu recuerdo, aquel que me quema cada noche. El recuerdo de tus labios, aquellos que tantas veces me hicieron sentir tuya. El recuerdo del ardor en mi piel al rozarse con tu cuerpo. El recuerdo de tus manos acariciando mi cara, aquellas cálidas y maltratadas manos que tanto me hacen falta. El recuerdo de tus brillantes ojos y de tu encantadora mirada. Me quedé con ganas de ti.