domingo, 13 de marzo de 2016

Quiero un amor simple

Quiero un amor simple. Un amor sin dramas, sin límites, sin horarios establecidos. Quiero que cada uno haga sus propios planes, que nos extrañemos. Quiero un amor apasionado, un amor sin restricciones, un amor adolescente. Quiero un amor con distintos sabores, con distintos gustos y planes, un amor con el cual podamos salir a distintos lugares, sin un plan determinado.
Un amor con el cual podamos avergonzarnos juntos, con el cual podamos salir y emborracharnos juntos. Un amor con el cual, sin nos provoca, podamos hacer algo tan simple como encerrarnos en la casa a ver maratones de series o jugar videojuegos.
Quiero un amor orgánico, un amor natural. Un amor que nos permita ser quien queramos ser sin miedo a ser juzgados. Quiero un amor simple, un amor en el que recordemos que no importa el cómo, el cuando, el dónde. Un amor que sepa que lo que más importa es el otro. Un amor que acompañe nuestras vidas, nuestros planes, nuestras formas de pensar, nuestras diferencias. Quiero un amor que perdure.