jueves, 29 de diciembre de 2016

POR EL MIEDO A EQUIVOCARNOS


Por el miedo a equivocarnos nos perdimos. Lo intenté, intenté que no doliese, que tu lento distanciamiento no hiciese mella en mi corazón, pero el verte en línea sin que me hablases siempre rompía algo en mi interior. Uña y carne, complicidad fatal, y es que como dice la canción: "solo es un infierno sostenido por el miedo a equivocarnos". Pasamos de las conversaciones diarias a un tick azul, un chat olvidado, una actitud distante, nada es como antes, y no sé si alegrarme de que ocurra ahora, o creer que podíamos haberlo evitado. Siempre supe que no iba a ser bueno para mi corazón, pero este, con complejo de loco suicida, volvió a tirarse al vació sabiendo que no habría cuerda que le sujetase. Roto en pedazos se recompondrá, como hace siempre, y volverá a intentarlo, porque está empezando a disfrutar de la caída, loco suicida.