sábado, 26 de marzo de 2011


Tampoco quiero demostrarte nada, solo que no juzgues sin saber quién soy. Porque puedes hablar de mí lo que quieras, pero jamás olvidarás mi nombre. Y jamás olvidarás que gracias a mí, tú eres como eres. No te quiero demostrar que he cambiado, porque cambio si me da la gana. Y encima para bien, no como tú. Has cambiado tanto que no eres el mismo, eres uno de esos chicos que al estar enamorado eres la persona más dulce del mundo. Pero cuando estas solo eres el hombre más horrible del mundo. Siempre tan negativo por la vida, insultando a todo el mundo por la envidia que tienes de no tener lo que todos tienen por culpa de tu estúpido orgullo. No quiero demostrarte nada, pero quiero que sepas que no digas cosas que tú dices que soy, porque las personas cambian y créeme, tu ya no me conoces. Y además tus amigos lo saben. Han estado conmigo, hemos charlado, y me han visto con muchas personas distintas y todas esas han dicho cosas buenas de mí. ¿Por qué no puedes aceptar que yo valgo la pena? ¿Por qué no aceptas que te equivocaste? Que yo era lo mejor que has podido tener, que yo te di tanto amor, y aun te lo seguiría dando millones de veces más… Yo te regalaba todo lo que estuviera a mi alcance para que fueras feliz y tú solamente me hacías daño, y por un simple error que hice me echaste de tu vida…
.
Pero ¿sabes qué? Paso de ti, desde hace tiempo que ya paso de ti, si te veo por la calle no te voy a mentir, tiemblo, tiemblo porque nunca más voy a amar como te amé a ti. Pero tampoco significa que alguna vez vuelva a sentir lo que sentí por ti con otro y encima aun más. Pero quiero que sepas que tú me has perdido, no volveré, te lo aseguro. Me hiciste mucho daño, he estado como 6 meses sufriendo por ti, para que volvieras y no lo hiciste. Te esperé llorando y llorando, buscando consuelo en otros besos, buscando otras razones para ser feliz, haciendo amigos nuevos que me hagan olvidar a mis pasados amigos. Pero tú siempre estabas en mi mente, era como algo que no puedes sacar jamás. Queda permanente por siempre. ¿Y encima te atreves a hablar mal de mí? Cuando yo simplemente hablo siempre bien de ti, y jamás digo que me enamoré de ti, creo que eso solo lo debes saber tú. Porque siempre serás el chico por el que estaré siempre colgada. Si encima, siempre que saco tu nombre de mi boca, son ellos quien cuentan malicias de ti, y yo te defiendo. O sea, solo puedo finalizar esto diciendo, que tengas suerte en esta vida. Que si hablas de mi, hazlo, me da igual. Yo sé lo que soy, y lo vas a ir descubriendo cuando me veas con TUS amigos y que te digan que eres un mentiroso, y que tenías razón, yo no soy para ti. Porque soy demasiada mujer para tan semejante hombre idiota.