jueves, 6 de noviembre de 2014

Uno está siempre demasiado atento a su propio ombligo: le parece que los problemas propios son los únicos importantes. No siempre se da cuenta de que los demás también tienen los suyos.
— Mario Benedetti, Primavera con una esquina rota